Viernes, 28 de octubre de 2016

No me tachéis de inconsecuente porque mi corazón

haya sido apresado por una voz que canta:

Hay que estar serio unas veces y otras dejarse emocionar:

como la madera, de la que sale lo mismo

el arco del guerrero que el laúd del cantor.

Del alfaquí cordobés


Publicado por Llassa @ 11:00  | Poemas arabes
Comentarios (0)
Comentarios