Viernes, 28 de octubre de 2016

Vio la estrella a un demonio espiar furtivamente

a las puertas del cielo, y se lanzó contra él,

encendiendo un camino de llama.

Parecía un jinete a quien la rapidez de la carrera

desatara el turbante y que lo arrastrase entero tras

de sí un velo que flota.


Publicado por Llassa @ 11:00  | Poemas arabes
Comentarios (0)
Comentarios