Viernes, 28 de octubre de 2016

Yo soy, como quieres y deseas,

un amante apasionado, un poeta ilustre, noble, generoso.

El Iraq me ha amamantado al pecho de su amor,

Bagdad me ha conquistado con su mirada.

Cuando el dolor se prolonga, cuando la vigilia se

apodera de mis párpados, mi propio sufrir me sirve

de descanso:

Método que fundó Chamil y cuya rigidez

aumentaron los que, como yo, vinieron después.


Publicado por Llassa @ 11:00  | Poemas arabes
Comentarios (0)
Comentarios