Jueves, 20 de octubre de 2016

“Hay en él campanillas

Con las que uno se siente elevado.

Yo soy tu bienamada, la mejor

Te pertenezco, como la tierra

Que he sembrado de flores

Y de todo tipo de plantas de dulce perfume.

¡Qué encantador es el canal que en él se encuentra

Y que tu mano excavó

Para refrescarnos en él, con el viento del norte!

Un delicioso lugar de paseo.

Tu mano está sobre mi mano

Mi cuerpo es feliz

Mi corazón rebosa alegría

Pues caminamos juntos.

Oír tu voz, para mí, es como el vino dulce

Yo vivo de oírla

Cada mirada sobre mí

Es para mí más que la bebida o la comida”.


Publicado por Llassa @ 11:00  | Poemas sobre Egipto
Comentarios (0)
Comentarios