Jueves, 20 de octubre de 2016

“¡Ah, que no sea yo su sirvienta negra,

La que lava sus pies...!

Pues así podría ver la piel

De su cuerpo, todo entero”.

............................................

“Cuando la tomo entre mis brazos

Y sus brazos me enlazan

Es como (si estuviera) en el País del Punt

Es como tener el cuerpo impregnado de aceite perfumado”.

.............................................

“Cuando la abrazo

Y sus labios se entreabren

Me siento ebrio

Sin haber bebido aún cerveza”.

..............................................

“La armonía del lugar de mi reposo es perturbadora

La boca de mi bienamada es un capullo en flor

Sus senos son manzanas de amor

Sus brazos son tenazas

Su frente es una trampa de madera de sauce

Y yo soy un pato salvaje.

Mis [ojos] toman sus cabellos por señuelo

En la trampa presta a abatirse”.


Publicado por Llassa @ 11:00  | Poemas sobre Egipto
Comentarios (0)
Comentarios