S?bado, 06 de agosto de 2016

La muerte está hoy en mis ojos

como cuando un enfermo sana,

como cuando se camina después de la enfermedad.

La muerte está hoy en mis ojos

como aroma de mirra;

como cuando bajo la vela del barco un día de viento.

La muerte está hoy en mis ojos

como el perfume de nenúfares,

como cuando te sientas en el margen de la embriaguez


Publicado por Llassa @ 12:37  | Poes?as varias
Comentarios (0)
Viernes, 05 de agosto de 2016

Sentado en su trono, silencioso y apenado, se encontraba el faraón Dyoser.

Egipto había caído en desgracia ya que hacía siete años que la crecida del Nilo era insuficiente. No había agua suficiente para regar las tierras, y las reservas de los graneros, que hasta ahora habían permitido al pueblo alimentarse, se estaban quedando vacíos.

Los meses pasaban y la preocupación del faraón aumentaba. Su pueblo no tenía apenas con qué alimentarse, los campesinos observaban con tristeza los campos secos, los niños lloraban y los ancianos se debilitaban. Incluso los templos se cerraban por falta de ofrendas a sus dioses.

El Nilo se negaba a fecundar la tierra de Egipto. Por eso, decidió pedir ayuda a su amigo y primer ministro Imhotep, arquitecto, médico, mago y astrólogo.

-Nuestro país está sufriendo una grave situación -dijo el rey dirigiéndose a Imhotep-. Si no encontramos una solución moriremos de hambre. Hay que darse prisa y descubrir dónde nace el Nilo para saber cuál es el poder divino responsable de que suban las aguas.

Imhotep se marchó a Heliópolis, donde se encontraba el gran templo de Thot, dios de la sabiduría y protector de los escribas. Buscó entre los libros sagrados y documentos más antiguos que hablaran sobre la crecida del Nilo y volvió al palacio para informar a Dyoser.

-Eres el primer faraón que se interesa por los secretos de los caudales del Nilo -comentó Imhotep mientras desenrollaba un montón de papiros, y prosiguió-: Los textos indican que en el sur de Egipto se encuentra la isla de Elefantina. Allí apareció la luz divina cuando decidió dar vida a todos los seres. El Nilo nace en ese lugar, en dos cavernas de donde manan todas las riquezas de la tierra. Cuando lo desea, el Nilo fertiliza sus orillas.

-¿Quién vigila esas cavernas? -preguntó ansioso el faraón.

-El dios Jnum, quien modela en su torno de alfarero a todos los seres. Se encuentra en Elefantina y retiene bajo sus sandalias el caudal del río. Mientras no las levante no habrá crecida. Jnum es quien dispone las tierras fértiles del Alto y del Bajo Egipto, quien hace crecer el trigo, quien hace posible la producción de piedras en las canteras para elevar los templos. Gracias a él prosperan los animales y las plantas.

Para conseguir que Jnum liberara la crecida, Dyoser tuvo que ir a Elefantina en busca de una paleta de escriba y una cuerda de agrimensor para medir los campos. El faraón imploró los favores del dios pidiéndole la salvación de su pueblo. Pero sus plegarias no fueron atendidas. Sin embargo, decidió quedarse en la isla de Elefantina luchando hasta el final, aunque le costara la vida.

Dyoser, vencido por el cansancio, se quedó dormido, y en sus sueños se le apareció el dios Jnum. El rey alzó las manos en señal de respeto, y el dios le habló:

-Soy Jnum, el dios creador; dame un abrazo para que mi magia te proteja... ¿Qué te sucede Dyoser? ¿Por qué me llamas con tanta insistencia?

-Estoy preocupado por mi país y mi pueblo.

-¡Tienes motivos para estarlo! Te he dado numerosos materiales para que edifiques templos y construyas estatuas a los dioses y tú no lo has hecho. Tienes que restaurar los monumentos antiguos y construir otros nuevos. El pueblo de Egipto debe adorar a sus dioses y el faraón dar ejemplo. Ahora ya sabes los motivos de mi enfado.

Jnum, señor del Nilo y de la fecundidad de las tierras de Egipto, vigilaba las dos grutas que se encontraban en el santuario secreto del templo de Jnum de esta isla. De allí procedían las fuentes del Nilo. Una puerta impedía a los humanos el acceso para evitar que descubrieran el secreto e hicieran mal uso de él.

-Por ti, que eres el servidor de los dioses y de tu pueblo, abriré esta puerta dejando circular el caudal del Nilo. Regará sus orillas y sus campos se fertilizarán. Egipto prosperará -dijo Jnum, y cogiendo de la mano a Dyoser lo llevó al fondo de las dos grutas, donde el Nilo dormía en forma de serpiente debajo de sus sandalias.

-Mi maestro de obras Imhotep edificará tu templo en la isla del origen del mundo y tu santuario guardará para siempre el secreto de la crecida del Nilo -añadió el faraón.

Jnum levantó sus sandalias.

La serpiente se convirtió en un joven fuerte con la cabeza cubierta de cañas que se emergió en el agua estancada transformándola en una caudalosa riada.

Cuando Dyoser despertó, observó que el caudal del Nilo fluía con fuerza. A sus pies estaba la tabla de escriba con un texto grabado: una plegaria al dios Jnum que nunca debería olvidarse.

Ese mismo día ordenó que iniciaran las obras de construcción de un templo dedicado a Jnum. En sus muros se escribiría en jeroglíficos la plegaria para que cada año subieran las aguas del Nilo. regando sus campos y procurando la prosperidad del pueblo egipcio.


Jueves, 30 de junio de 2016

Cuenta la leyenda que una princesa estaba enamorada de un valiente guerrero llamado Popocatépetl. El padre de ella lo envió a la guerra en Oaxaca, prometiéndole la mano de su hija si volvía victorioso (lo cual el padre no creia muy probable que digamos). La princesa Iztaccíhuatl lo esperó, hasta que recibió la noticia de que Popocatépetl había muerto. La princesa lloró amargamente y murió de tristeza. Volvió Popocatépetl triunfante pues la noticia no era cierta y el muerto era otro guerrero. El amante fue a buscar el cuerpo sin vida de su amada, la tomó en brazos y la llevó a lo más alto de la una colina, donde dejó el cadáver y fue a arrojarse a un volcán vecino. La nieve cubrió la colina y dejó formada para siempre la figura de la princesa. Desde entonces el volcán Popocatépetl arroja fumarolas de tristeza. Por eso Iztaccíhuatl quiere decir mujer dormida y Popocatépetl montaña que humea.


Martes, 28 de junio de 2016
"Oidme, ancianos, y prestad oido a mí
 Por Enkidu, mi amigo, lloro,
 gimiendo amargamente como una plañidera.
 El hacha de mi costado, confianza de mi mano,
 el puñal de mi cinto, el escudo que me cubría,
 mi túnica de fiesta, mi más rico tocado
 ¡Un demonio perverso apareció arrebatándomelos!
 Oh, mi amigo menor, tú cazaste
 el onagro de las colinas, la pantera del llano
 ¡Enkidu, mi amigo menor, cazaste
 el onagro de las colinas, la pantera del llano¡
 Nosotros vencimos a todos, escalamos los montes,
 prendimos al toro y lo matamos,
 afligimos a Huwawa, que vivía en el bosque de los cedros
 ¿Que sueño se apoderó de ti?
 Ignoras y no me oyes".
 Pero Enkidu no alza sus ojos,
 Gilgamesh toca su corazón, pero no late

Publicado por Llassa @ 14:14  | Poes?as varias
Comentarios (0)
S?bado, 25 de junio de 2016
Estoy buscando en vano la razón
De por qué estoy tan triste y apenado;
Un cuento conocido por muchas estaciones
No me dejará descansar.
 
Fresco es el aire en el crepúsculo
Y silenciosamente fluye el Rhin;
La cima de la montaña brilla con un reflejo
Del último brillo del sol del atardecer.
 
Las más pura de las doncellas descansando
Tan maravillosamente allá arriba.
Mostrando su dorado tesoro;
Ella esta peinando su dorado cabello.
 
Ella lo peina con un peine de oro
Y mientras canta una canción
Con una melodía extrañamente atrevida
Y fuertemente abrumadora.
 
El pescador en su pequeña embarcación
Es apresado con anhelos, y suspiros.
No ve las rocas de popa a proa;
Sólo mira arriba hacia el cielo.
 
Temo que las olas estarán arrojando
Ambos barco y hombre a su fin;
Eso debe haber sido lo que con su canto
La Lorelei pretendía.

Publicado por Llassa @ 14:31  | Poes?as varias
Comentarios (0)
Mi?rcoles, 06 de abril de 2016

En el post anterior está la foto de Detritus, debo aclarar eso.

Detritus es el avatar que tengo en mi cuenta de Gmail, me gustó y me lo descargué pero ahora que lo pienso no me negareis que tiene cierto parecido con el Ministro Montoro cuando caminaba detrás de César frotándose las manos. Después de todo a él lo amenazaban con tirarle a los leones y Montoro está cerca de los leones, aunque no a los mismos leones claro. Siempre se ha identificado a Montoro con el Señor Burns de los Simpson pero no me negareis que esta otra similitud también tiene su aquel.


Publicado por Llassa @ 12:11
Comentarios (0)
Lunes, 04 de abril de 2016

Tulius Detritus

Hay poco que decir. Nací en el Grao de Valencia en 1968, en la zona de su Puerto, lo que es como decir que no nací en la ciudad de Valencia, un día más tarde que el rey. El Grao fue independiente hasta el S. XIX y aún hay quien dice "vaig cap a València" para indicar que va al centro de la ciudad. Además, el Grao de Valencia es un lugar muy monárquico ya que fue fundado por Jaime I en el S. XIII y sometido a una serie de Privilegios Reales que yo calificaría de al menos abundantes. Y si finalmente claudicó y se unió a la Ciudad de Valencia - que lo hizo pese a ganar frente al Fiscal del Reino en Madrid varias series de pleitos en contra de la misma - fue por no poder soportar la carga económica que suponía el aumento demográfico de lo que actualmente son els Poblats Marítims, con calles mal asfaltadas, el Puerto en mal estado ... y todo para que actualmente la Ciudad no cumpla y haya calles mal asfaltadas, el Puerto esté en mal estado con Tinglados del S. XIX a punto de caerse, haya edificios históricos recientemente derruidos o a punto de caerse ... 



Publicado por Llassa @ 13:27
Comentarios (0)